Pintor, Escritor, Productor, Destilador

en%2520pleno3_edited_edited.jpg
© Derechos de autor

Pintando sesos, 2011

Jonathan Barbieri nació en 1955 en Washington, D.C., y emigró a México a principios de los años ochenta. Ha pasado la mayor parte de su vida en Oaxaca y sus alrededores. Sus pinturas y dibujos se encuentran en colecciones públicas y privadas de México, Europa y Estados Unidos.

En 2007, se asoció con Fausto Rasero para lanzar la marca icónica de mezcal bautizada en honor de La Pierde Almas, una serie de veinticinco pinturas y dibujos que conjuran el mundo de las cantinas que frecuentó durante los años ochenta y noventa en Oaxaca, México.

En 2010, inició una larga amistad y proceso de aprendizaje con el maestro mezcalero Goyo Velasco Luis, de San Luis del Río. Al poco tiempo, Barbieri adquirió sus dos primeros alambiques de cobre y empezó a destilar experimentalmente por su cuenta.

En 2013, lanzó la primera ginebra a base de mezcal, creando sin proponérselo una nueva categoría de destilados. Escribió más tarde que estaba buscando “la confluencia de dos grandes caudales en la historia de la destilación: el río de la ginebra, que ha cruzado el continente europeo durante 800 años, y el quizá milenario río del mezcal, cuya fuente brota en el sur de México. Hasta este momento, esos ríos no se habían cruzado, pero cuando uno fluyó en el otro, fue como verter y mezclar dos culturas distintas”.

El arte de la destilación lo puso en contacto con campesinos indígenas que siguen cultivando el maíz multicolor y de texturas diversas que sus ancestros crearon hace más de 300 generaciones. Muchos de ellos estaban empeñados en una lucha existencial para mantener su soberanía alimentaria y la integridad de sus comunidades. Los patrones climáticos del nuevo siglo, cada vez más alterados por el calentamiento global, acarrean una pérdida de cultivos –y, por extensión, de semillas– agravada por las inundaciones y los intensos vientos que se han vuelto devastadoramente comunes.

Hacia 2014, Barbieri destilaba ciertas variedades de maíz nativo, producía whiskey y buscaba establecer asociaciones comerciales con campesinos que de otra manera no podrían competir en un mercado inundado con maíz industrial de bajo costo y sus derivados. En 2019, Barbieri y su esposa establecieron el Taller Experimental de Destilados de Granos Antiguos. Al año siguiente, crearon la etiqueta Maiz Nation, bajo la cual destilan whiskies y ginebras.

Profundamente impresionado por la autoconciencia de los campesinos y su sentido de continuidad con el pasado, su preocupación por el bienestar del planeta y su sentido comunitario, Barbieri colaboró con el cineasta Gustavo Vásquez para producir Los guardianes del maíz, un documental de 2020 sobre la gente que cultiva el maíz ancestral en las regiones de la Sierra Mixteca, Costa, Chinantla y Valle Central de Oaxaca.

Barbieri continúa explorando los poderes transformadores de la pintura y la destilación, o, como le gusta llamarlas, las artes animistas de “extraer el alma de una cosa”. Con ese fin, mantiene una bodega de whiskies nativos de maíz y grandes mezcales, como el sublime Tepextate, del maestro Goyo Velasco, que con una graduación etílica de 55% es el medio perfecto para las indagaciones en la “transubstanciación inversa” que le gusta experimentar.

"Cuando llegues a una encrucijada en la carretera, síguela"

-Yogi Berra